Estás aquiBitácoras / blog de agata / OuLiPo: Matemáticas para fabricar literatura

OuLiPo: Matemáticas para fabricar literatura


By agata - Posted on 22 June 2011

La matemática es cultura en sí misma, como objeto y como construcción abstracta del pensamiento generadora de lenguajes para la ciencia, o como materia prima de técnicas capaces de revolucionar todo tipo de campos. Pero además, también se infiltra en otras formas de cultura. Aparece como herramienta para crear nuevas estructuras dentro del arte: música fractal, imagen digital, arquitectura, literatura potencial… ¿Literatura potencial? Sí, a eso se dedica el grupo OuLiPo (en francés, taller de escritura potencial). Lo explican sus fundadores, Marcel Bénabou y Jacques Roubaud:

“¿Oulipo? ¿Qué es esto? ¿Qué es eso? ¿Qué es OU? ¿Qué es LI? ¿Qué es PO?
OU es Taller (Ouvrier) o atelier. ¿Para fabricar qué? LI.
LI es Literatura, lo que leemos y tachamos. ¿Qué tipo de LI? LIPO.
PO significa potencial. Literatura en cantidad ilimitada, potencialmente producible hasta el fin de los tiempos, en cantidades enormes, infinitas para todo fin práctico.”
(…)
“¿Y qué es un autor oulipiano? Es una rata que construye ella misma el laberinto del cual se propone salir. ¿Un laberinto de qué? De palabras, sonidos, frases, párrafos, capítulos, bibliotecas, prosa, poesía y todo eso”.

Literatura potencial es inventar nuevas estructuras que deriven en muchas formas literarias. Estructuras que sean, potencialmente, infinitos textos. Se trata de obtener a partir de un número muy reducido de elementos un conjunto muy amplio. Por ejemplo, partiendo de tan solo diez sonetos se puede crear la potencialidad de los Cien mil millardos de poemas,  tal y como demostró Raymond Queneau, uno de los más célebres escritores oulipianos. ¿Cómo? Ideó un ingenioso formato que contaba con tan solo diez páginas. Cada una de ellas contiene los catorce versos que forman la estructura de un soneto. Cada verso, está impreso sobre una lengüeta móvil e independiente que se puede separar. Esta disposición permite combinar los versos de muchas maneras diferentes: para cada enésimo verso, tenemos las diez posibilidades de los enésimos versos de cada uno de los diez sonetos. Este juego de versos se traduce en 10¹⁴ combinaciones posibles (los 100.000.000.000.000 poemas). No son infinitos, pero son muchos.

Los sonetos de Queneau. Fotografía tomada de Flickr de Thomas Guest.

Esta es solo una de las múltiples pautas que proporcionan al escritor nuevas formas. En general, lo que hace el OuLiPo es introducir reglas suplementarias a la escritura, a las que llaman ‘constricciones’. Algunas de estas constricciones surgen a partir de conceptos matemáticos. Desde el origen del movimiento, en noviembre de 1960, este se ha caracterizado por la estrecha colaboración entre matemáticos y literatos. Dos de sus primeros miembros, Raymond Queneau y François le Lionnais, eran matemáticos, como también lo es una de las más recientes incorporaciones, Michèle Audin, catedrática en la Universidad de Estrasburgo (Francia) y experta en Geometría Simplética. Audin participará en la conferencia “Oulipo: matemáticas y literatura”, este 23 de junio a las 19:30, en la Biblioteca de Bidebarrieta de Bilbao. También intervendrá en el coloquio Antonio Altarriba (Zaragoza), catedrático de literatura francesa y Premio Nacional del Cómic 2010.

“La idea era la de inventar nuevas formas poéticas o novelescas, a través de un intercambio de técnicas entre matemáticos y escritores”, cuenta Marta Macho, coordinadora y moderadora del encuentro en la EHU “Los 37 miembros de OuLiPo -y otras muchas personas que, sin pertenecer de manera oficial al Taller, generan literatura oulipiana- han escrito sorprendentes textos sujetos a constricciones de tipo matemático”.

Por ejemplo, en la técnica potencial ‘S7’ se utiliza algo que recuerda al concepto matemático de ‘permutación’. Podríamos entender que una permutación es, en matemáticas, una reordenación de un conjunto. Por ejemplo, partiendo del conjunto {1, 2, 3}, una permutación sería {2, 3, 1}. Se cambia el 1 por el 2, el 2 por el 3, y el 3 por el 1. Esta idea se aplica a las palabras. Dada una frase (un subconjunto de palabras dentro del conjunto total: los términos del diccionario), se cambia cada sustantivo por el séptimo nombre que encontremos tras él en un diccionario dado. De esta manera, el verso de Pablo Neruda “El viento de la noche gira en el cielo y canta”, del poema “Puedo escribir los versos más tristes esta noche”, se transformaría, utilizando el diccionario en castellano online Wordreference, en: “La vigía del noctámbulo gira en el cieno y canta”.

En función de las herramientas que se utilicen, se pueden distinguir diferentes tipos de literatura potencial: La ‘literatura combinatoria’ maneja principalmente el concepto de configuración, es decir, el reordenamiento de una serie de objetos según una regla prefijada. A este grupo pertenecería la constricción S7. En la ‘literatura recurrente’ se repite un determinado proceso al infinito de manera que el texto de partida genera multitud de textos, tal y como hizo Raymond Queneau en Cien mil millardos de poemas. La ‘literatura definicional’  consiste en la sustitución de los componentes de un texto por sus respectivas definiciones, intentando buscar palabras polisémicas que permitan jugar con los significados. Por ejemplo, la oulipiana Cécile de Bary  transformaba "la marquesa salió a las cinco" en "el tejado sostenido por pilares que sobresalía, se destacó a la hora del té".

Muchos otros ejemplos de constricciones ideadas por los oulipianos se pueden encontrar en la página web del grupo. Pero, ¿para qué retorcer, estirar y trastocar de esta manera las palabras? Marcel Bénabou lo explica en el texto ‘Cuarenta siglos del OuLiPo’: “Se comprende así qué papel se otorga a la restricción en este contexto: restringir el sistema del lenguaje al apartarlo de su funcionamiento rutinario. Asimismo, forzarlo a que confiese, a revelar sus recursos ocultos. Todas esas prohibiciones a las cuales uno se somete, todos esos obstáculos que uno crea al jugar, por ejemplo, con la naturaleza, el orden o el número de letras, sílabas o palabras, adquieren entonces su verdadero sentido. ¿Una exhibición de virtuosismo? De ninguna manera. Más bien, la exploración de diversas potencialidades”

Morale: obra del colectivo OuLiPo. Fotografía tomada del Flickr de Mypouss

Los que se han dedicado a explorar estas potencial han sido muchos, pero los miembros reconocidos del grupo son tan solo 37. En sus orígenes, en los años 60, era un colectivo secreto que pretendía responder con la búsqueda del orden y de las normas estrictas al “vasto campo en ruinas que dejó tras de sí el verso libre y el surrealismo”. Durante los años, por esta agrupación han pasado – y han quedado, ya que el puesto en OuLiPo es vitalicio- conocidos escritores como Italo Calvino, Marcel Duchamp y Anne F. Garréta.  Hasta sumar los 37, se han elegidopersonas que “puedan integrarse en el grupo, tengan interés por la escritura, por las matemáticas o por la erudición”, cuenta la escritora Cécile de Bary en una entrevista en la revista Quimera.

Pero el proyecto del OuLiPo no solo busca nuevas formas para ponerlas a disposición de los escritores, sino que su análisis también se dirige hacia el pasado. “No tardamos en percatarnos de la necesidad de tener en cuenta a las literaturas que habían precedido al OuLiPo. El grupo se propuso entonces descubrir en ellas elementos hasta entonces inexplorados. Así que el OuLiPo decidió asumir el conjunto de la literatura, la pasada y la por llegar”, cuenta Cècile de Bary, miembro desde 1969. Y, ¿cómo asume el conjunto de la literatura al OuLiPo?  “­La importancia de nuestro movimiento en la historia de la literatura sólo podrá ser evaluada dentro de bastantes años. En cualquier caso no deja de llamarme la atención que el OULIPO figure ahora en todas las historias de la literatura francesa, en todos los manuales de enseñanza secundaria. O que en EE.UU., en las reuniones de universitarios especialistas del siglo XX, se reserva con frecuencia un espacio para el OuLiPo”, concluye Cécile de Bary.

Para quienes quieran averiguar más sobre este proyecto, tienen una cita en el encuentro entre Michèle Audin -catedrática de la Université de Strasbourg y miembro del grupo OuLiPo desde 2009- y a Antonio Altarriba -catedrático de literatura francesa en la UPV/EHU y Premio Nacional del Cómic 2010-, conversando sobre literatura oulipiana. “OuLiPo: matemáticas y literatura” tendrá lugar este jueves, 23 de junio, a las 19:30 en la Biblioteca de Bidebarrieta de Bilbao.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
This question is for testing whether you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen

Calendario

«  
  »
L M M J V S D
 
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31
 

Síguenos en ...

Find Blog para antimatemáticos on TwitterFind Blog para antimatemáticos on Facebook

suscribirse